VIERNES SANTO DIABLO SUELTO


Una noche de viernes santo, se hizo una fiesta en la discoteca mas famosa de Medellín llamada MANGOS, dicen que en un momento determinado de la noche ,entró a la discoteca un joven, que atraía las miradas de todas las jovencitas que se encontraban en el lugar, era alto ,muy bien vestido, con unos ojos algo extraños pero encantadores...


Este apuesto joven se acercó a una muchacha para sacarla a bailar y ella encantada por su apariencia aceptó sin pensarlo dos veces, mientras bailaban él le advirtió que no mirara sus pies ya que se sentía un poco intimidado y no era capaz de seguir el ritmo, ella asintió con la cabeza…


Pero al cabo de un rato no resistió mirar sus pies, ella se quedó sin aliento al ver unas garras horribles y se desmayó enseguida, todo el mundo al ver a esta joven tendida en el suelo corrió a socorrerla, y el joven con el que bailaba ya había desaparecido del lugar.


La muchacha cayó en un terrible estado de coma, y sus padres ordenaron revisar las cámaras del lugar para identificar al hombre que para creencia de todos era el culpable de su estado, pero para sorpresa suya en el vídeo de seguridad se veía claramente que la jovencita bailaba sola por todo el lugar, lo que quiere decir que el hombre no se reflejaba, lo que ya era bastante extraño, y para confirmar esta escalofriante historia en el baño del establecimiento en uno de los espejos decía:"Viernes Santo, muerte de Cristo, Viernes Santo yo revivo y riego sangre y temor entre los humanos...


La discoteca estuvo varios días impregnada con un olor a azufre y la joven murió después de un tiempo con unas marcas de quemaduras en la espalda...


¿Te atreverías a irte de fiesta ahora en Viernes Santo?

CORAZÓN DE PIEDRA


Jaibán era un mozo de mediana estatura, de ojos puros y sonrisa tímida. Desde que era pequeño, temblaba cuando veía a la hija del cacique Chiatá, llamada Aliana, una niña de mirada brillante, cuyos labios no se abrían si no para sonreír y para hablarles a las aves de su entorno.

Durante varios años él le enviaba mensajes con su mirada y sus gestos, pero Aliana sólo se limitaba a sonreír. Cuando veía acercarse a Jaibán emprendía veloz carrera y se perdía por las arboledas de los montes. Jaibán sufría en silencio. una tarde en que el sol se ocultaba, Aliana lo descubrió contemplando el río Cauca, el cual semejaba una serpiente acuática que se contoneaba tranquila por entre las gigantescas piedras redondas.

Ella se acercó sigilosamente y lo sorprendió con un golpecito en el hombro. Jaibán se volvió y no pudo ocultar la emoción.

-¡Aliana!- exclamó -. ¿ Qué haces aquí?

Ella le enseñó una sonrisa limpia, como un abanico de flores blancas.

-Más bien, dime tú- dijo la joven -, ¿en qué piensas mientras vez correr el río?

El sintió de nuevo el temblor. la miro fijamente a los ojos y le dijo: -Pensaba en que el río de tanto fluir, llega un momento en que logra perforar las piedras... las piedras más duras.... las rocas más impenetrables... - ¡Ah! ¡Qué interesánte! - exclamó Aliana fascinada.

Jaibán bajó la mirada y volvió a contemplar el río. Enseguida agregó: - Sí, Aliana. El río pudo perforar las rocas más duras, encambio mis lágrimas no han podido perforar tu corazón...

NIÑA DE LA CARTA


Cuentan que es común, a orillas de las carreteras en algunos pueblos, ver una niña que llora, con el rostro cubierto con un velo blanco y vestida con traje de primera comunión.

La niña lleva una carta en la mano. En el sobre está escrito un nombre y una dirección que corresponde a una pequeña casa de campo de los alrededores del pueblo más cercano donde se halla la niña.

Algunos conductores, sorprendidos o conmovidos por el llanto de la niña, le resiven la carta con el fin de entregarla a su destinatario. pero luego declaran que ni la persona ni la dirección existen.

Una señora dijo que la dirección era la misma del cementerio y que el nombre correspondía al de una niña que años atrás había sido muerto el día de su primera comunión.

Otros han declarado que al resivir la carta en manos de la niña, pierden el conocimiento y caen sin sentido al piso.

Alguien llegó a decir que al encontrar la lápida donde está enterrado el cuerpo de la niña, en la dirección anotada, hayaron encima de ella el velo y el vestido de la primera comunión.

LEYENDAS URBANAS

LEYENDAS URBANAS

video

UNA MIRADA A OTRAS LEYENDAS NO TIPICAS DEL CARIBE .

MUÑECA DE PORCELANA


Todo empezó cuando una pequeña niña de algunos 9 años celebro su cumpleaños, y como es costumbre se dispuso a abrir sus regalos, recibió muchos pero los que más le gustaron fu una muñeca y un perrito que le regalaron sus padres.


Después de varios días la pequeña empezó a escuchar ruidos en el cuarto de al lado sonaba como si estuvieran clavando algo pero por el miedo la niña no se atrevía a mirar y la tranquilizaba el pequeño perro pues comenzaba a lamerla y se olvidaba de todo incluso el ruido dejaba de escucharse. Cada día que pasaba los ruidos se escuchaban mas y mas hasta que retumbaban en los oídos de la pequeña, pero de nuevo el perro la tranquilizaba pues con su mascota se sentía segura y llego el tiempo de que era inseparable de su perro tanto que la muñeca la dejo abandonada entre sus juguetes.


Extrañamente una noche los golpes se oían más cerca como si estuvieran clavando algo en su cuarto sintió mucho miedo que busco a su perro pero no estaba a su lado, quiso llorar pero era tanta la presión que no pudo y perdió el sentido.


Al día siguiente al despertar la primera impresión que tubo fue su perro, si su perro que ya hacia clavado en la pared con una expresión de profunda tristeza, sentía las lamidas pero ¿quien la lamía? giro la cabeza lentamente y era su muñeca que con una expresión frívola y burlona reía.


Después de eso la muñeca desapareció y la niña perdió sus facultades mentales pero a veces llora y menciona a su perro otras veces se desespera pues dentro de ella aun está presente la sonrisa de aquella muñeca y la risa burlona de la misma...

ÁNIMAS


En el mes de Mayo un hombre se encargaba de despertar a las ánimas a las 12 de la noche, en el cementerio. Lo hacía con un pequeño tambor y un canto melancólico. Le daba la espalda a las tumbas para sacar las ánimas, de lo contrario, podía morir al instante.

Las llevaba por las calles del pueblo. Se cuenta que una señora, al escuchar el canto de las ánimas, llena de curiosidad abrió la ventana y vio una proseción de ánimas con velas encendidas. Una de las ánimas se acercó a la señora y le dio la vela encendida. Ella guardó la vela y al día siguiente, al buscarla encontró un hueso.

CORONA DE LA VIRGEN DE LOS REMEDIOS


Una vez el mar estaba inundando a Rioacha y la gente no hallaba qué tirarle para que éste regresara, y lo último que se les ocurrió tirarle fue la corona de la Virgen de los Remedios. Cuando la corona cayó al mar, éste se regresó y todo volvió a la normalidad. Pero un día, el mar sacó la corona y un niño que estaba en la playa la cogió y salió corriendo. El mar enfurecido corrió detrás de él para quitarsela. Un señor, al observar este hecho, le quitó la corona al niño y la arrojó de nuevo al mar. Y éste se regresó.